martes, 22 de octubre de 2013

Trompájaro

Eduardo Burger es el autor del cuento favorito 

TROMPAJARO GANADORA DEL CONCURSO FUNDAVAG DE LITERATURA PARA NIÑOS 

Una obra experimental, con una gran carga poética, que rompe con los parámetros tradicionales de la estructura narrativa Una historia sobre el deslave de Vargas se hizo acreedora al primer premio de este certamen. 

Yoyiana Ahumada L/ Fundavag Ediciones

El jurado conformado por tres especialistas en el complejo mundo de la literatura infantil: María Beatriz Medina, Directora del Banco del Libro, Rafael Arráiz Lucca, historiador, poeta y escritor respectivamente en el género para niños, y Alberto Márquez, editor y rendido cultor del género para ese primer lector, emitió la tarde de este lunes en la ciudad de Caracas, el veredicto para otorgar el premio del Concurso Fundavag de Literatura para niños en su primera edición. Por unanimidad fueron elegidos tanto el primer premio como la mención del certamen. La obra ganadora lleva por nombre Trompájaro, una combinación de dos palabras trompo y pájaro, imágenes presentes a lo largo del relato. Al descubrir la plica se rebeló el nombre detrás de esta propuesta: Eduardo Burguer un comunicador social, actor y docente universitario, quien además de la publicación de su obra, recibirá un premio en metálico por el valor de diez mil bolívares fuertes (10.000 bs) 
La mención recayó en Ana Isabel Brett Lugo arquitecto y artista plástica paraguanera que envió un cuento llamado Angora. Lugo recibe la recomendación del jurado al Consejo Editorial de Fundavag para que su obra sea publicada. 



43 obras participaron en la convocatoria de este concurso de literatura para niños Fundavag Ediciones, abierta del 1 de julio hasta el 30 de septiembre del año en curso, cuyo ganador Eduardo Burguer será el primer nombre entre los muchos autores que aspira a publicar la colección La Edad de Oro, en honor a la obra homónima del gran escritor y poeta José Martí. 
Para Rafael Arráiz Lucca el concurso es un valioso aporte de Fundavag al impulso de la literatura infantil y juvenil venezolana “se presentaron 43 obras, la mayoría de ellas con cotas de calidad importante” Resaltó que esta iniciativa viene a sumarse a la tradición de literatura infantil en Venezuela que se ha desarrollado con gran voracidad. Acotó que la edad decisiva en la formación de un ser humano es la infancia, y todo hábito que contribuya a configurarla es trascendental. 
¿Es el lector formado en la preeminencia de la imagen, distinto al que se conformó en la civilización de la lecto-escritura? RA: fundamentalmente la literatura para niños debe irse adaptando a los cambios de los tiempos y los giros del lenguaje. Sin embargo esa idea de que la imagen iba a devorarlo todo, ha quedado desplazada porque en la civilización tecnológica estamos volviendo al alfabeto. 
Para María Beatriz Medina, Directora del Banco del Libro el concurso es una iniciativa fundamental,  en un país que pese a una pujante actividad en el área de literatura infantil con trabajos como los de las editoriales Ekaré y Camelia, además de las internacionales, apenas si tiene dos concursos para renovar las propuestas y descubrir nuevos talentos. Se refiere a la diáspora que se ha producido-casos como el de José Urriola entre otros- y como iniciativas como el concurso fortalecen la producción nacional. “Por los trabajos enviados se observa un interés en producir buenos álbumes, aunque eso no era lo que se pedía en las bases”. ¿Estamos ante un nuevo perfil lector; en el caso de la literatura para niños? MBM: ¿A cuales niños nos referimos? ¿Qué porcentaje está realmente, bajo el signo de lo digital? Si sabemos que hay una importante cantidad bajo el contexto de la pobreza, la marginalidad, la ruralidad. 
Sostiene que es un reto y una pregunta atinar que tipo de historia leen en la actualidad y que además en el caso de la obra ganadora, se fomenta lo que María Fernanda Palacios llama “el trabajoso placer de leer” es decir una cierta intervención afanosa del lector. El tercer miembro del jurado, Alberto Márquez se define como un apasionado de la literatura para niños, la cual considera que goza de una salud excelente y de uno de sus mejores momentos: En relación a la obra elegida: “es de carácter experimental, redonda, trabaja el suceso de la vaguada y el deslave de Vargas de una manera clara y con una hermosa carga poética. Publicarlo será un gran reto para la editorial. 
Finalmente todos coinciden en que la mención obtenida por una habitante de una zona del interior permite descubrir los trabajos que se están haciendo en todo el país, promocionarlos y fortalecerlos.

El premio del Concurso Fundavag de Literatura Infantil se entregará el sábado 26 de Octubre a las 11 am en la Librería Kalathos del Centro de Arte Los Galpones, en el marco del bautizo del libro de Rafael Arráiz Lucca: Venezolanos de la A a la Z, una suerte de Diccionario de nombre imprescindibles de la venezolanidad, editada por Fundavag, la entrada es libre.